Search

martes, 13 de marzo de 2018

¿Por qué hago y sigo haciendo cosplay? Una carta personal a la comunidad.



Apertura: de la infancia al internet, el camino de la expresión libre.

Siempre he tenido y mantenido un hábito de curiosidad, creatividad y sobre todo necesidad de expresión. Sin duda alguna desde pequeña supe que lo mío iba encaminado a la narración gráfica y la expresión de lo visual, que paralelo a esto se iba alimentando de la magia de las series animadas, películas y libros que tanto admiraba. Siempre fui una fanática, creo que desde pequeña me consideré una chica mágica de hecho, como aquellas que aparecían en la televisión por la tarde, como lo eran Sailor Moon y Sakura Card Captor. Jugaba en los recreos creyendo que era un Pokémon, escribía mis primeros intentos de cuentos y leía Harry Potter en inglés y en español. Pero bueno, eso eran los noventas y principio de los años 2000. Aquellas épocas divinas me fomentaron la ilusión de siempre permanecer como una chica mágica y de nunca dejarla morir solo por lo que dictaba la sociedad.

Aunque eran tiempos difíciles para mi expresión libre, aún insistía en escribir historias, crear personajes y seguir imaginando, lo cual me llevó a querer ser ilustradora y diseñadora. Con la anterior empecé a nutrirme de ideas, especialmente con la llegada del internet y mi contacto con el mundo exterior, tuve la oportunidad de aprender más a traves de plataformas como Deviantart y encontrar hobbies que me llenaban de mucha entretención.

Inicios: cosplay como punto de creación y aprendizaje

Empecé a dibujar fanarts de mis series favoritas, leía mangas (cómic japonés) y publicaciones digitales de amateurs y gente muy talentosa alrededor del globo. Me inspiraba con ello, indagaba en animación, crafting, y con suerte me tope con el cosplay.  Diría que fue más que suerte, fue una sorpresa de que algo así existiera por allí en el 2007. En deviantart encontrabas comunidades de cosplay y cuentas de cosplayers del sudeste asiático y hasta de estados unidos, con las cuales tuve contacto y las seguía para apreciar el trabajo tan bonito que hacían. Allí es cuando encontré en un solo hobbie la oportunidad de acoplar todas esas actividades que me interesaban y me gustaban, además de eso simplemente me parecía “muy cool”

Empecé a hacer mis primeros cosplays, no tenía mucha idea de lo que estaba haciendo al inicio ni era lo más profesional, pero a medida del tiempo fui aprendiendo. No tenía muchos recursos, así que inventaba con lo que podía y eso era lo más fantástico. Encontrar formas de solucionar cosas, leer tutoriales, reciclar materiales y conocer el universo de la costura. Inicie una curva de aprendizaje en temas de crafting y propmaking, y paralelo a lo que aprendía en la universidad y a medida en que el cosplay se volvía más y más popular, tenía más acceso al aprendizaje, y eso era lo más importante para mí. Lo anterior me llevó a entender que es algo para fomentarlo y soñaba con espacios en mi ciudad para que más gente conociera y practicara este hobby.

La exposición del cosplay: Eventos, concursos y popularidad.

Del 2008 al 2010 empezó la tendencia, varias comunidades iniciaron sus eventos, reuniones y meetings. Entre cosplayers o soñadores del cosplay nos fuimos conociendo, siguiendo entre sí y apoyando nuestros contenidos. Particularmente en mi ciudad se movió lento y éramos muy pocos, pero a pesar de ello nos empezamos a conocer y a incentivar el cosplay con sus espacios. Los primeros eventos ya empezaban a tener sus concursos y actividades, muchos se preparaban para ello, de hecho logré concursar en un par de certámenes pero no había todavía la suficiente gente interesada ni el nivel, lo cual llegaba inclusive a dejar los cupos desiertos. Esto causa una consecuencia en mis preferencias, por lo que decidí en ayudar a impulsar la escena siendo coordinadora de proyectos y concursos cosplay, así como cosplayer seguía mis ganas de exponer lo que estaba creando y lo que estaba sucediendo en la escena cosplay por medio de las redes sociales y hasta fui jurado en más de una ocasión. Hubo mucho trabajo implicado, mucha investigación, mucho tiempo invertido pero poco a poco la gente fue llegando y participando. A medida en que fueron madurando los eventos, más grande se hacía su comunidad lo cual es un logro cumplido.

A manera de dato, muchos cosplayers empezaron a tener muchos seguidores, fotógrafos aparecían para darle justicia a los trabajos invertidos de los cosplayers, eventos daban buenos premios e invitados para  incentivar y enseñar los demás. Todo fue creciendo y me atrevo a decir que profesionalizando. Los concursos se ponían más exigentes, así como la relevancia de los cosplayers en la comunidad y la competencia en redes sociales. También empezaron los dramas, las polémicas de los concursos, la envidia y un sin fin de actitudes tóxicas, cuya consecuencia fue retirando a cosplayers de concursos, retirando gestores del cosplay y hasta cosplayers de la misma comunidad. Sin embargo, es algo que existe en la vida y en todas las escenas sociales, la toxicidad no es exclusivo del cosplay lo cual finalmente comprendí y me ayudó a entender más a las personas.

Alguna vez me preguntaron si volveré a participar en concursos de cosplay, a lo que respondo y expongo aquí, tal vez. Pero nunca me interesó en el amplio sentido de la palabra. En ello también me refiero a la participación en concursos de ilustración, dibujo o diseño, siento que no es algo que haga parte de mi sistema ni de mi felicidad, lo cual profundizaré algún día (en el blog o en el podcast).  Por eso preferí más bien aportar a la exposición de ello y el resultado hoy en día me sigue manteniendo feliz, ya que mucha gente ahora conoce, acepta o admira el cosplay y otros hasta expresan su intención de practicarlo alguna vez.

Apartándome del cosplay, organizando mi vida y el resurgimiento

Después de terminar una etapa ardua trabajando por la comunidad cosplay en los escenarios reales, decidí apartarme por un tiempo de la escena sobre todo por temas de trabajo. Terminando la universidad y comenzando mi vida laboral quería enfocarme en entender el rumbo de mi vida. Tuve que cancelar proyectos en proceso, dejar mi presencia en la comunidad por un lado y atender otras necesidades personales, que aunque al principio me dolía luego entendí que no estaba mal. Solo me tome un tiempo para organizarme y fue la mejor experiencia del mundo.

Me di la oportunidad de dedicarme nuevamente a mis trabajos de ilustración y empezar una nueva etapa en mi vida. Volví a escribir, crear personajes e historias. Estaba aprendiendo de nuevo, dibujando, observando y ensayando. Volví a realizar comics, a pintar en acuarela y tinta, a mover emociones y sacar risas a los demás. Poco a poco volví a eventos, pero ya muy poco enfocados a cosplay, volví como ilustradora para compartir mi arte renovado, conocía otros escenarios y otras personas. Sin duda una experiencia muy enriquecedora, lo cual hoy en día me permite trabajar en ello participando en proyectos de gestión cultural enfocados al dibujo, la ilustración y el comic.

Acomodando mejor mi tiempo, simplificando las cargas en mi vida y entendiendo mejor mi felicidad es cuando supe de verdad que quería volver a hacer cosplay. Me sentía refrescada para volver y me prepare de nuevo varios trajes. Hoy en día vuelve a hacer mi hobby y me siento más completa que nunca.
 
-
Con esta carta, un poco extensa de hecho quiero finalizar mencionando que con todas estas experiencias y aprendizajes tomados, me di cuenta que soy una persona que se quiere dedicar a la creación de contenidos y la enseñanza. El rumbo del blog realizará otro giro, en el cual podré escribir, grabar y dibujar ideas para ayudarlos a ustedes en temas de cosplay y porque no, hasta de ilustración y creatividad. Quiero animar a la comunidad regional, nacional e internacional a probar el cosplay en perspectivas diferentes y ser una mano amiga para los nuevos y viejos cosplayers y artistas relacionados a la escena.

Espero te gusten mis palabras y recuerda siempre: 
¡felices cosplay!
-Gabee

domingo, 18 de febrero de 2018

3 Tips inteligentes para escoger tu cosplay rápido



Llega el día inesperado, sucede que quieres revisar “la magnífica lista de ideas cosplay” que tienes en tu agenda o en aquella app de apuntes guardado en tu télefono móvil. Una vez empiezas a revisar minuciosamente la lista parece que tienes un sin número de personajes e ideas que deseas realizar, desde aquel personaje de moda hasta aquel de la nostalgia de muchos. Luego de tanto chequear aquellos personajes y hasta inclusive de atreverte en agregar más a la lista, te das cuenta que estas a poco tiempo del evento y te toca tomar una decisión y escoger tu cosplay rápido. Sin embargo, sabes que la situación se complica porque ya estas por encima del tiempo y no terminas tu cosplay hasta uno o dos días antes del evento, lo que obliga  muchas veces al trasnocho y a su vez el estrés, haciendo un poco más que engorroso todo el proceso.

Si has estado en aquella situación, sobre todo por que se ha repetido en múltiples ocasiones y no quieres amargarte más el rato haciendo tu traje ni el paseo en la convención, te dejo un par de recomendaciones para que puedas escoger tu cosplay rápido con ánimos de ser inteligente para ser un cosplayer más organizado, optimizado y felíz.

Conoce tus destrezas

El cosplay es un hobby que requiere tareas en manualidades, utilería, costura, maquillaje y pelucas por eso es importante reconocer tus puntos fuertes y débiles ya que te ayudara a tener un trabajo mucho más óptimo. Esto lo puedes hacer teniendo en cuenta un par de factores clave: como tener calculado el tiempo real de las tareas o el nivel de ejecución de las diferentes tareas planeadas. Como ejemplo, si para tí puede llevar mucho tiempo hacer tareas de costura pero eres más hábil en tareas de utilería (o prop making) entonces puedes empezar con lo que es más complicado para ti. Una vez terminado tus piezas de costura, procedes irte a trabajar en la parte de utilería y veras que podrás disfrutarlo más por que no tendrás que pensar en terminar lo más difícil a lo último y presionarte más de la cuenta. Conocer que para ti hay procesos que demoran más que otros, sea por el tipo de material y maestría te ayudará a calcular el tiempo y manejar un cronograma más cómodo y responsable para tus necesidades.

Conocer tu inventario

Es importante conocer tu inventario, ya que revisando lo que tienes a la mano o guardado podrás evitar diligencias y compras de último momento, lo que te ayudará a ahorrar tiempo y dinero para los materiales de tu próximo cosplay. Por ejemplo, saber si en tu inventario tienes disponibles las pinturas que te servirán para tus accesorios, una tela del color preciso con la cantidad suficiente para una pieza de tu traje, quizás una peluca que compraste anteriormente que sea del mismo color y estilo para el personaje, y hasta el maquillaje apropiado también, agilizará de una u otra manera las tareas de tu cosplay e inclusive de los siguientes por venir. Comprar materiales y accesorios teniendo en cuenta futuros usos te será muy útil para cumplir tus plazos personales.


Conocer un presupuesto

Esta recomendación, sin decir que es la más importante es la más apropiada para tener en cuenta en una decisión final sobre un cosplay. Como consejo, podrías calcular un presupuesto partiendo desde lo que ya tienes disponible (muy en cuenta en el fragmento anterior del inventario) y sobre las entradas de dinero que podrás aportar y cuánto ahorrar para tu cosplay. Si definitivamente no tienes demasiado con que aportar a tu cosplay deberás decidir sobre la complejidad del traje, optando por acabados más sencillos, métodos menos complicados y en definitiva decidir si hacerlo tu mismo para ahorrar en servicios externos. También conocer un presupuesto te servirá para ahorrar tiempo en diligencias por que te ocuparas en invertirle a los materiales y a las herramientas planificadas.

Teniendo ya en cuenta los tres tips inteligentes, espero que sea infalible tu toma de decisión sobre el próximo personaje que escojas a realizar y como un extra recuerda siempre inyectarle muchos ánimos para que fluyan tus ideas para finalizarlo, pero sobre todo que se te haga mucho más divertido el proceso, sin morir en el intento.

Felices cosplay.
Gabee.

lunes, 29 de enero de 2018

lunes, 22 de enero de 2018

Como evitar compararse con los demás cosplayers (5 tips personales)



Desde el inicio del blog y de mis aventuras como cosplayer, siempre he creído en la importancia de incentivar esta actividad como un arte bonito, sano y divertido. Por eso en mi historial de intenciones con respecto a cosplay he trabajado y velado por la creación de espacios presenciales y digitales para el esparcimiento y conocimiento de este. Sin embargo, entiendo que con el crecimiento de la comunidad y de las redes sociales, a veces tendemos en caer en la comparación

¿Por que este cosplayer tiene mejores fotos que las mías? ¿Por que tiene más likes que yo? ¿por que tiene más posts, más comentarios y seguidores? ¿Cómo hace para hacer tantos cosplays? Estas y otras preguntas tendemos a realizarnos cada vez que vemos y creemos que alguien está haciendo y siendo más que nosotros en nuestro feed de Facebook o Instagram. Se vuelve un tema personal, con gran impacto en nuestra autoestima.

 Siento que es mi deber comentarlo sinceramente, porque a mi también me ha pasado en muchas ocasiones que en el pasado he tenido episodios de comparación que han logrado afectar mi autoestima y hasta mi salud como cosplayer. Pero no te preocupes, que con tiempo y compasión he entendido que solo son mis barreras mentales y he aprendido un par de cosas que con mi proceso me han ayudado a crecer y se que a ti también te puede ayudar.

 1. Aceptar que nos estamos comparando 

El primer tip aunque suene sencillo, para muchos de nosotros es dificil aveces aceptar que tenemos un desafío personal. Toma tu tiempo para poner atención cuantas veces te comparas con otras personas en redes sociales, no necesariamente tienen que ser otros cosplayers, pueden ser otras personas como miembros de tu círculo familiar, compañeros de estudio o trabajo, incluso con tus mejores amigos y hasta personas famosas. Una forma que te ayudará a detectarlo es preguntarte ¿Que me hace sentir así de esta persona y por qué? Veras que, poco a poco quizá no tenga mucho sentido preocuparse tanto por otra persona. 


2. Reconocer que la comparación es una actitud injusta  

Aunque muchas veces nos examinamos y equiparamos con otros cosplayers como guía para ser mejores y aprender lo bueno de otros, por lo general esta es una actitud que se convierte en injusta contigo y también con los demás, empezando por comparar tus puntos débiles con los puntos fuertes de esta otra persona. Es posible que desconozcas a fondo a esta persona sin saber cual ha sido su proceso y los desafíos que ha tenido para llegar a hacer aquellas cosas tan bonitas o impresionantes que vemos en photoshoots y WIPs de sus redes sociales.

Quizá es una persona que lleva años aprendiendo, sea alguien que se ha dedicado a tener contactos, de pronto ha decidido vencer su timidez, o también propuesto tener más recursos y ser más organizado. Reconoce igualmente con esto, que los demás son seres humanos que también comenten errores, como todos puede tener problemas de cualquier indole y que aunque la perfección no existe lo más cercano es la maestría y a su vez esta requiere una increíble dosis de esfuerzo y hasta sacrificio. 

3. Valora todos tus logros 

Recuerda todo lo que has conseguido, todo lo que tenga significado para ti. Desde lo personal, lo profesional hasta tus logros como cosplayer. Recuerda el día en que te graduaste, las primeras compras y regalos que hiciste con tus primeros sueldos, el primer cosplay que hiciste con tus manos, los amigos perdurables que hiciste en los eventos. Una vez recuerdes tus logros, recuerda quien eres como persona y recuérdalo todos los días. 

Una idea que te regalo para validar este tip, es crear una lista apuntando tus logros. No tienes que llenar 100 hojas de papel, recuerda llenarla de calidad y no de cantidad. Lee esta lista minimo una vez por semana, o cada vez que te sientas decaído. 


4. Reconocer que no todo en la vida es cosplay 

Más allá de las photoshoots, las redes sociales y la convenciones, el cosplay por lo general es solo un hobby que existe originalmente para entretenerte y divertirte. Quizá muchos hayan logrado crear una comunidad o una base de seguidores con sus proyectos e inclusive lo han convertido en negocio y hasta como base para un emprendimiento, es algo que existe y que hay que aprender a aceptar y si es posible para ti, apoyarlo e intentarlo. Pero antes, reconoce tu caso y tu proceso. 

Para tu vida, ¿que es más importante para tí? ¿tu salud? ¿tu familia? ¿tu trabajo? ¿viajar? Si el cosplay no es tu prioridad, quizá tengas algo más importante que merece más atención y te complete al igual que hacer cosplay. Equilibrar todos estos aspectos de tu interior te ayudaran no solo a ser un mejor cosplayer si no también a ser una persona más sana. Por lo tanto, en el último tip que te tengo de forma más extensa son los últimos secretos que en mi experiencia me han ayudado a mejorar como cosplayer y como persona.

5. Ser gentil contigo y los demás  

Como el cosplay se trata de diversión, hay cosas muy gratificantes por hacer como ser gentil contigo mismo y luego con los demás. Piensa en cómo puedes mejorar tu relación contigo mismo, sobre todo en términos de la auto confianza. Quizás estés saturado de las convenciones o del enorme esfuerzo económico y emocional que uno invierte en hacer cosplay, ser gentil contigo mismo es intentar darte un respiro, no presionarte por la aceptación de los demás y sobre todo pensar en tu salud física y emocional. 

Una magnifica idea de gentileza que te tengo es darte el tiempo para algo que llamo, “vacaciones de cosplay” lo cual significa tomarte unos meses o un par de años para descansar de hacer cosplay y enfocarte en otras cosas. En ese tiempo pondrás en orden tus prioridades, puede que estas actividades las termines haciendo con más intensidad que el cosplay, por que son definitivamente más significantes para ti. Puede que no, y puede que definitivamente el cosplay sea tu mayor pasión, pero volveras con la mayor motivación y energía del mundo para seguir desarrollándolo. 

Otra idea de gentileza, es mirar con ojos de respeto a los demás. No digo que tengas que empezar a hacer miles de mejores de amigos y quizá más que uno no te acepte, pero cuanto más respetes el trabajo de otro y decidas conocer con sinceridad a estas otras personas que también están haciendo cosplay, te empezarás a enriquecer de lo bueno que otros ofrecen, por que quiza con ideas de comparación superfluas te estés limitando de conocer a alguien brillante o hasta una persona constructiva.

--

Terminado los cinco tips, quiero concluir compartiendo el deseo de que estos tips te ayuden a mejorar y hacer un ejercicio de auto reconocimiento más amable y compasivo. Recuerda que eres un ser humano y tienes el derecho de sentir, no te presiones o culpes por compararte de vez en cuando, solo no te dejes hundir y recuerda siempre quien eres y de que estas hecho.

¡Felices cosplay!
 -Gabee
>